Ejemplos de Texto de Acompañamiento

  • ¡No hay comparación!
  • Yo soy el que vive. Estuve muerto, ¡pero mira! ¡Ahora estoy vivo por siempre y para siempre! Y tengo en mi poder las llaves de la muerte y de la tumba.

Fuentes Usadas